Pop, rock, brisa marina, emoción, romanticismo, energía y entrega fueron los elementos protagonistas del concierto “Música en el mar”, que tuvo a Camila y Moderatto en una misma noche en el Muelle 7 del Puerto de Altura de Progreso.

Para quienes fueron a las cuatro de la tarde a abordar el camión rumbo al puerto yucateco la espera valió la pena, pues las dos agrupaciones ofrecieron un show único que se prolongó hasta las 2:30 de la madrugada.

Fue a las 11:30 de la noche cuando se escucharon los primeros acordes de “Autos, moda y rocanrol”, mientras Bryan Amadeus, Elohim Corona, Roy Ochoa, Xavi Moderatto y Mick Marcy subían al escenario. Al principio, el público se mantuvo en sus asientos, pues era regañado por la seguridad si intentaba pararse al frente, aunque tiempo después Bryan Amadeus demostró que el rock se hizo para romper las reglas. “¿Por qué los de atrás no están aquí adelante? Los de aquí están de hue…, malditos pecadores, necesito que se sacudan la hue…, a los que no se paren les van a salir hemorroides, necesito ver a todo mundo de pie, necesito ruido”, alentó Bryan, logrando que se desatara la locura pues la mayoría de los asistentes abandonó sus mesas y sillas y corrió hacia el frente del escenario. Poco a poco los músicos fueron contagiando su energía al público gracias a temas como “Sentimettal”, “Si mi delito es rockear” e “Isabel”. “Traje a mi mamá esta noche y le dije que uno de mis lugares favoritos de Latinoamérica y del mundo es Mérida, le dije que aquí está la gente que más me ama y la que más ruido hace. Mamá, perdóname”, dijo Bryan, quien en todo momento ocasionaba los ensordecedores gritos de sus fans.”¿Dónde tienen ese botón que hace que suba el volumen, Progreso? Nos sentimos tan afortunados de venir aquí y lo único que queremos es intercambiar la energía de Moderatto con los malditos pecadores de Moderatto. Voy a dar el conteo y quiero escuchar un chin… de ruido”, agregó el vocalista.La agrupación está celebrando sus 15 años de trayectoria musical, transmitiendo el sentimiento de una gran fiesta al interpretar sus éxitos. “Llevamos todo este año haciendo una gira por Asia, Latinoamérica y Estados Unidos, quiero agradecer al Moderatto Army Mérida que ha estado con nosotros desde el día uno de estos 15 años”, declaró Bryan antes de interpretar “Gracias”. Los roqueros demostraron que pueden hacer cantar cualquier cosa a su ejército de fanáticos cuando empezaron los acordes del “Toque de bandera” y el público interpretó el tema como si se encontrara en un homenaje a la bandera.

La emoción aumentó cuando Bryan bajo del escenario y fue recorriendo la valla para saludar a los de las primeras filas, después siguió la presentación de cada uno de los músicos y un solo de batería.

El momento emotivo llegó cuando los músicos invitaron al escenario a Eduardo Pinkus Sosa, presidente del club de fans Army Mérida, para interpretar con ellos “Ya lo veía venir”. “Eduardo, siempre soñé con grabar un disco y hemos grabado un chin… con Moderatto, siempre soñé con tocar por todo el mundo, siempre soñé con un día venir a Mérida y la gente nos ha dado todo su amor por 15 años y tú estás representando a Mérida, Yucatán, esta noche”, fue la bienvenida de Bryan para Eduardo, quien corría por todo el escenario como una verdadera estrella de rock mientras tocaba la guitarra que le regalaron al final de la presentación. En ese momento se suponía que el show debía terminar, pues ya había pasado la salida en falso, pero la energía y los gritos lograron que Moderatto se quedara en el escenario una hora más de lo planeado. “Me gusta vivir de noche”, “Chavo de onda”, “Volver, volver”, “El rey”, “Lamento boliviano” y “No hay otra manera” fueron algunos de los temas que obsequiaron cuando el reloj ya marcaba más de las dos de la madrugada. Cada vez que terminaban un tema los gritos de “otra, otra” se hacían más fuertes y convencían a los músicos de quedarse. “Si hacen ruido, nos quedamos hasta que salga el sol, ahora sí siento toda su energía en el corazón”, dijo Bryan. “Gracias malditos pecadores, gracias a ti, que viva mi estado favorito Yucatán, sigan manteniéndolo como lo tienen, así de seguro y bonito, que viva Yucatán”. “Que no quede huella” y un solo de batería con Elohim Corona al que luego se le unieron los demás músicos para pasar al frente y lanzar rosas a sus fans fue la gran despedida tras más de tres horas de rock.

FUENTE: Gloria Montero Leal – http://yucatan.com.mx/

Conciertos

Para consultar las últimas fechas entra a la página de Moderatto